Decisión de Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Tránsito de Anzoategui (Extensión Barcelona), de 22 de Junio de 2011 - Jurisprudencia - VLEX 286727511

Decisión de Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Tránsito de Anzoategui (Extensión Barcelona), de 22 de Junio de 2011

Procedimiento:Acción Mero Declarativa De Concubinato
Ponente:Jesús Gutierrez
Número de Expediente:BP02-V-2009-001776
Fecha de Resolución:22 de Junio de 2011
Emisor:Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Tránsito
RESUMEN

Con base a los razonamientos de hecho y de derecho anteriormente expuestos, este Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Anzoátegui, administrando Justicia, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR la presente pretensión de Acción Mero Declarativa, incoada... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Transito de la Circunscripción Judicial del Estado Anzoátegui

Barcelona, veintidós de junio de dos mil once

201º y 152º

ASUNTO: BP02-V-2009-001776

Se contrae la presente causa a la Acción Mero Declarativa, incoada por la ciudadana Maryfre Del Valle Benítez Navarro, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad N° 13.318.977, y de este domicilio, debidamente asistida por el abogado Ángel González Del Castillo, inscrito en el Inpreabogado bajo el N° 37.456, contra el ciudadano Joaquín José Cataldi Rondón, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad N° 8.327.010, y de este domicilio.

Alegó la demandante, en su escrito libelar, entre otros, lo siguiente: Que mantuvo una unión estable de hecho con el demandado, desde el 15 de diciembre de 1.999 hasta enero de 2009. Que durante dicha unión, existió entre ellos afecto, intimidad, cohabitación permanente, socorro y ayuda mutua, procreación, e incremento del caudal común, manteniendo relaciones familiares, con amigos y de trabajo, hasta que repentinamente el ciudadano Joaquín José Cataldi Rondón, parte demandada, se retirara del hogar común, mudando tanto sus cosas personales como los bienes muebles comunes. Que dicha unión fue por espacio de 9 años y 5 meses ininterrumpidos. Que de esa unión procrearon una hija que lleva por nombre Cynthia Sophia Cataldi Benítez, nacida el 18 de marzo de 2005. Que en principio fijaron su hogar y residencia común, en apartamentos arrendados a terceros, siendo el primero de ellos en Residencias Plaza Marina, ubicado en la Avenida Octavio Camejo del Municipio Lic. Diego Bautista Urbaneja del Estado Anzoátegui, posteriormente en Residencias Babilonia, ubicada en el Cerro El Morro, de la ciudad de Lechería del Estado Anzoátegui, y finalmente en un inmueble adquirido a costa del caudal común, correspondiente a un apartamento, ubicado en Residencias Il Gran Sasso, N° 7-A, Piso 7, Avenida Guzmán Lander, Colinas del Neverí, del Municipio Simón Bolívar del Estado Anzoátegui. Que la adquisición del referido inmueble se tramitó por ante el Banco Unión, el 28 de febrero de 2001. Que los padrinos de bautismo eclesiástico, según acta de fecha 1 de julio de 2005, son familiares de ambos, siendo los mismos: Noris Milagros Cataldi y Freddy Benítez, hermanos del padre y de la madre, respectivamente. Que dada la actividad del demandado, relacionada con la ejecución de contratos de obras civiles para empresas y organismos públicos, en su condición de Ingeniero Civil, a lo largo de su unión, éste requirió de financiamiento bancario, así como de préstamos personales para poder financiar sus obras, asunto en lo cual ella siempre contribuyó, dadas sus relaciones laborales en el sistema bancario en el cual se desempeña desde hace muchos años, recurriendo en oportunidades a sus familiares directos para poder ayudar al demandado en su trabajo. Que su vivienda y principal activo común, fue equipado con todos sus accesorios a costa del caudal común. Que existen bienes a nombre del demandado, que fueron adquiridos con las gananciales comunes, tales como vehículos, equipos de construcción, contratos civiles, para los cuales solicitó se dictaran medidas cautelares.

Fundamentó su acción en los artículos 338 y 340 del Código de Procedimiento Civil y 767 del Código Civil. En el artículo 42 de la Ley Sobre la Violencia Contra la Mujer y la Familia. Sentencia de fecha 15 de julio de 2005, emanada de la Sala Constitucional.

Por último señaló que demandaba al ciudadano Joaquín Cataldi Rondón, a los fines de que conviniera o fuese declarado por el Tribunal, la preexistencia de la unión estable de hecho entre las partes, desde el 15 de diciembre de 1999 hasta el 31 de enero de 2009, con los correspondientes derechos patrimoniales y efectos del matrimonio que postula el artículo 77 constitucional.

Estimó la acción en la cantidad de un millón quinientos mil bolívares (Bs. 1.500.000,°°), equivalente a veintisiete mil doscientos setenta y dos con setenta y dos Unidades Tributarias (27.272,72 U.T.).

En fecha 30 de julio de 2009, se admitió la demanda, ordenándose la citación de rigor.

En fecha 4 de mayo de 2010, el ciudadano Joaquín José Cataldi Rondón, parte demandada, debidamente asistido por el abogado José Miguel Alcalá, inscrito en el Inpreabogado bajo el N° 120.544, procedió a contestar la demanda, lo que hizo en los siguientes términos:

Admitió como cierto el hecho de haber reconocido a la menor que lleva por nombre Cynthia Sophia Cataldi Benítez, nacida el 18 de marzo de 2005. Admitió como cierto que entre la demandante y su persona, existió una especie de amancebamiento, siendo éste casual, eventual, y esporádico, no permanente, en el cual compartían una noche y posteriormente ella regresaba a casa de su mamá, y él regresaba a su vida cotidiana. Admitió como cierto que en fecha 20 de diciembre de 2005, adquirió un inmueble, constituido por un apartamento, ubicado en Residencias Il Gran Sasso, N° 7-A, Piso 7, de la Avenida Guzmán Lander, sector Colinas del Neverí, de la ciudad de Barcelona del Estado Anzoátegui.

Admitió como cierto que en fecha 22 de mayo de 2009, celebró contrato de compra venta con el ciudadano Arnold José Guzmán, sobre el referido inmueble de su propiedad.

Rechazó, negó y contradijo que haya mantenido una relación estable de hecho con la demandante, desde el 15 de diciembre de 1999 hasta el 31 de enero de 2009. Rechazó, negó y contradijo por ser falso de toda falsedad que entre ellos haya existido afecto, cohabitación permanente, socorro y ayuda mutua, incremento del causal común, manteniendo relaciones familiares, con amigos y de trabajo, que pudieran ser equiparados con los mismos efectos que impone el matrimonio.

Rechazó, negó y contradijo que de manera intempestivamente, se haya separado o retirado del hogar común, mudando sus efectos personales.

Adujo además, que era falso de toda falsedad, que haya cohabitado en calidad de concubino con la demandante, en un inmueble arrendado, situado en Residencias Plaza Marina, posteriormente en Residencias Babilonia y finalmente en Residencias Il Gran Sasso, así como también alegó que era falso de toda falsedad que el inmueble haya sido adquirido a costa del caudal común, de igual forma rechazó y contradijo que la adquisición del inmueble se haya tramitado ante el Banco Unión, el 28 de febrero de 2001.

Rechazó, negó y contradijo que la demandante, haya contribuido con recursos económicos o de cualquier otra naturaleza, para que su empresa dedicada a construcciones de obras civiles, ejecutara sus contratos para empresas y organismos públicos. Rechazó negó y contradijo que entre la demandante y su persona existiera una relación como cualquier matrimonio, cumpliendo con los deberes y derechos dentro de la unión, con ingresos comunes, manejo de recursos propios y comunes de mutuo acuerdo como si se tratara de una comunidad conyugal. Que era falso de toda falsedad, que esa supuesta unión se equipare al matrimonio civil en los términos concebidos en la Constitución de la República.

Rechazó, negó y contradijo que su vivienda y principal activo común, esté constituido por un apartamento, signado 7-A, del piso 7, del Edificio Il Gran Sasso, y que el mismo haya sido adquirido durante la vigencia de la unión estable de hecho, y que el mismo haya sido adquirido en su totalidad, con dinero proveniente de la supuesta unión estable, así como el que haya sido equipado por ambos, supuestamente a costa del caudal común.

Se pronunció asimismo, en cuanto a las documentales producidas por la demandante junto al libelo de la demanda, lo que hizo en los siguientes términos:

Que la partida de nacimiento de la menor Cynthia Sophia Cataldi Benítez, debe tenerse como copia fidedigna.

En cuanto al relato, inserto a los folios 41 al 61, así como las constancias de trabajo e ingresos de la demandante, copias de correos electrónicos, las desconoció formal y expresamente, y pidió que fuesen desechadas.

En cuanto a las documentales contenidas a los folios 62 al 69, contentivo de correos electrónicos, los desconoció formal y expresamente en todas sus partes como emanadas de su persona, y pidió fuesen desestimadas y desechadas.

En cuanto a las documentales contenidas a los folios 70 al 87, contentivo de correos electrónicos y fotografías, los desconoció formal y expresamente en todas sus partes como emanadas de su persona, y pidió fuesen desestimadas y desechadas.

En cuanto a las documentales contenidas a los folios 88 al 131, las desconoció en todas y cada una de sus partes, tanto en su contenido como en su firma.

En cuanto al documento de compra del inmueble ubicado en Residencias Il Gran Sasso, alegó debe tenerse como fidedigna y pidió fuese valorado.

En cuanto a las documentales consignadas por la demandante, junto al libelo de la demanda, marcada “H”, adujo que en nada contribuían a la solución del problema planteado, y así pidió que fuese valorado.

En cuanto a las documentales marcadas “I”, contentivas de documento de compra venta del vehículo Marca Dodge, Modelo T-4000 Dodge CH, Clase Camión, Placas 42M-0AA, así como el copia del acta constitutiva estatutaria de la firma mercantil Inversiones Orianca, C.A., en nada contribuyen a la solución del problema planteado, que asimismo, el resto de las documentales acompañadas en el legajo marcado “I”, las desconoció pues las mismas no emanaron de él.

En cuanto a las marcadas con la letra “J”, adujo que en nada contribuían a la solución del problema planteado, y así pidió que fuese valorado.

En cuanto a las marcadas con la letra “K”, adujo que en nada contribuían a la solución del problema planteado, y así pidió que fuese valorado.

En cuanto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS