Decisión nº PJ0072012000175 de Juzgado Septimo Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Transito de Caracas, de Julio 17, 2012

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

Este Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, del Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley declara SIN LUGAR la demanda que por SIMULACION intentara FERNANDO ANTONIO MENDEZ SALVIDIA contra MAXIMILIANO MENDEZ MENDEZ. De conformidad con ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas.

Caracas, 17 de Julio de 2012

202º y 153º

ASUNTO: AP11-V-2011-000734

PARTE ACTORA: FERNANDO ANTONIO MENDEZ SALVIDIA, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. V-6.557.524, abogado en ejercicio e inscrito en el Inpreabogado bajo el No. 41.487.

APODERADA JUDICIAL DE LA PARTE ACTORA: GRETEL SUSANA ALFONSO PADRON, inscrita en el Inpreabogado bajo el No. 162.288.

PARTE DEMANDADA: MAXIMILIANO MENDEZ MENDEZ, venezolano, soltero, mayor d edad, de este domicilio y titular de la cédula de identidad No. V-11.670.375. (no tiene apoderado judicial constituido en autos).

MOTIVO: SIMULACION

I

Se inicia el presente procedimiento por libelo de demanda presentado por el ciudadano FERNANDO ANTONIO MENDEZ SALVIDIA, ante identificado, a través de la cual demanda al ciudadano MAXIMILIANO MENDEZ MENDEZ, por SIMULACION, ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos del Circuito Judicial de los Juzgado de Municipio de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, correspondiéndole conocer primeramente de la causa al Tribunal Décimo Noveno de Municipio de esta Circunscripción Judicial, quien en fecha 18 de mayo de 2011, admitió la demanda y ordenó el emplazamiento de la parte demandada. Posteriormente en fecha 30 de mayo de 2011, dicho Tribunal de Municipio se declaró incompetente para seguir conociendo del juicio, en razón a la cuantía y ordenó la remisión del expediente a este Circuito, correspondiéndole el conocimiento de la causa a este Tribunal de Primera Instancia.

En fecha 16 de junio de 2011, la parte actora presentó escrito de reforma de la demanda en la que alega que mediante documento protocolizado bajo el No. 24, Tomo 11, Protocolo Primero, en fecha 01 de junio de 2001, ante la Oficina de Registro Público del Municipio El Hatillo del Estado Miranda, el ciudadano José Asterio Méndez Mendoza, venezolano, mayor d edad, casado, de este domicilio y titular de la cédula de identidad No. V-1.392.599, dio en venta pura, simple, perfecta e irrevocable al demandado un inmueble de su propiedad constituido por un apartamento destinado a vivienda distinguido con el No. 6-C, del Edificio denominado Residencias Opalo, ubicado en la parcela No. P-8A de la Urbanización Parque Cigarral, Calle Uno, La Boyera, Jurisdicción del Municipio El Hatillo del Estado Miranda; que dicho apartamento perteneció al vendedor según documento protocolizado ante la mencionada Oficina de Registro en fecha 20 de noviembre de 1998, bajo el No. 14, Tomo 12, Protocolo Primero; que el precio de la supuesta venta fue de treinta millones de bolívares (Bs. 30.000.000); que el documento de venta fue firmado por el demandado, el vendedor y la esposa de éste último; que la operación contenida en dicho documento no fue una venta, sino una liberalidad hecha por quien en vida fuese su legítimo padre, a beneficio exclusivo del demandado, quien fue su hijo y junto con otros hijos, sucesor universal del causante; que evidencia esa liberalidad, es decir, una donación simulada en una venta ficticia sin pago o contraprestación, el precio establecido para la operación, ya que el verdadero valor del inmueble para la fecha objeto de la operación era para la fecha muy superior al precio previsto; que en la nota de registro del documento el Registrador estimó el valor del inmueble en un precio de sesenta y tres millones setecientos mil bolívares (Bs. 63.700.000), es decir, más del doble del precio señalado en el documento, lo que evidencia, según el demandado, el precio vil característico de las simulaciones; que el hacer este tipo de liberalidades entre su padre y su hermano demandado, se había convertido en una práctica recurrente, para excluir inmuebles del patrimonio de su padre, en perjuicios y desconocimiento de sus otros hijos; que es conjuntamente con sus hermanos, Mauricio Méndez, Ricardo Méndez y Maximiliano Méndez, heredero universal de José Asterio Méndez Mendoza, ya que en vida era su padre; que las operaciones efectuadas por su padre, quien falleció en fecha 06 de agosto de 2005, a favor de uno solo de sus hijos, sin haber recibido contraprestación alguna, lo fueron en menoscabo de sus derechos patrimoniales, siendo que la protección de estos derechos se encuentra recogida en nuestra legislación civil, en lo previsto en el artículo 1.083 del Código Civil, a través de la figura de la colación; que por tales razones procedió a demandar a su hermano para que convenga en que la operación de venta del apartamento anteriormente descrito es una donación que le hizo el padre de ambos como causante común, y por lo tanto debe ser traído a la masa patrimonial para que su valor sea imputado a la misma y se haga una justa y equitativa repartición entre todos los herederos del causante; que el inmueble señalado fue vendido por el demandado al poco tiempo de morir el padre de ambos, beneficiándose de forma exclusiva y en perjuicio de los demás coherederos, según documento protocolizado bajo el No. 7, Tomo 20, Protocolo Primero, en fecha 21 de diciembre de 2007, ante la Oficina de Registro Público del Municipio El Hatillo del Estado Miranda, por un valor de trescientos cincuenta millones de bolívares (Bs. 350.000.000), hoy, trescientos cincuenta mil bolívares fuertes (Bs. F. 350.000), monto éste que según el demandante, debe ser colacionado imputándoselo a la cuota parte que le hubiere correspondido al demandado, además de todos los frutos e intereses generados por el alquiler del apartamento señalado; que en virtud de lo anterior, fundamenta su pretensión en los artículos 995, 822, 1.083, 1.095, 1.096, 1.097, 1.098 y 1.279 del Código Civil, solicitando se impute la colación del fruto del bien objeto de la simulación sobre los bienes descritos en su escrito de reforma de demanda; por último estimó la cuantía, a fines procesales, en la cantidad de seiscientos cincuenta mil bolívares fuertes (Bs. F. 650.000), ó 8.552UTT.

En fecha 21 de junio de 2011, fue admitida la reforma de demanda. En fecha 23 de septiembre de 2011 la parte demandada se dio por citada en el juicio, y en fecha 28 de octubre del mismo año presentó escrito de contestación en el que sostuvo que mediante documento protocolizado bajo el No. 24, Tomo 11, Protocolo Primero, en fecha 01 de junio de 2001, ante la Oficina de Registro Público del Municipio El Hatillo del Estado Miranda, el ciudadano José Asterio Méndez Mendoza, venezolano, mayor de edad, casado, de este domicilio y titular de la Cédula de Identidad No. V-1.392.599, le dio en venta pura, simple, perfecta e irrevocable el inmueble de su propiedad descrito en el libelo de demanda; que su persona y sus hermanos Mauricio Méndez, Ricardo Méndez y Fernando Antonio Méndez Saldivia son los herederos universales de su padre y causante común José Asterio Méndez Mendoza, fallecido el 06 de agosto de 2005; negó y contradijo en todas y cada una de sus partes la demanda, tanto en los hechos narrados como en el derecho invocado; de conformidad con el primer aparte del artículo 361 del Código de Procedimiento Civil, opuso la caducidad de la acción de simulación, con fundamento en el primer aparte del artículo 1.281 del Código Civil, y de manera subsidiaria, con fundamento en el primer aparte del artículo 78 del Código de procedimiento Civil, opuso la prescripción de la acción para demandar la simulación, conforme al artículo 1.281 del Código Civil; igualmente adujo que el lapso de caducidad y/o prescripción de cinco años comenzó a computarse desde el mismo momento a la protocolización de la venta cuya simulación se demanda, ello, conforme al principio de publicidad que aplica a los actos de registro, y de manera subsidiaria y con fundamento en el primer aparte del artículo 78 del Código de Procedimiento Civil, opuso la prescripción de la acción por el transcurso de diez años (10) de la segunda parte del artículo 1.977 del Código Civil, para el caso de que este Tribunal considere que el mismo se trata de un lapso de prescripción decenal, lapso éste que comenzaría a computarse desde el momento de la protocolización de la venta cuya simulación de demanda, conforme al principio de publicidad que aplica a los actos de registro; de conformidad con lo previsto en el artículo 1.346 del Código Civil, opuso la prescripción de la acción de nulidad de contrato, ya que transcurrieron con demasía cinco años desde la protocolización de la venta a la interposición de la demanda; opuso la prescripción de la acción de colación, en virtud que, según su dicho, en las particiones de herencia, dentro de cuya institución debe hacerse la colación, prevé que por la posesión suficiente sobre el bien inmueble la prescripción, lapso éste quien, según su dicho, es de diez años contados a partir de la protocolización de la venta, ya que desde ese entonces posee el inmueble, operando así la prescripción decenal prevista en el artículo 1.977 del Código Civil; alegó la inadmisibilidad de la acción de colación en virtud que, según su dicho, la misma resulta incompatible con la acción de simulación ejercida, ya que no pueden acumularse en el mismo libelo pretensiones cuyos procedimientos no sean compatibles, ello, de conformidad con lo establecido en el artículo 78 del Código de Procedimiento Civil, ya que la acción de simulación se tramita por el procedimiento ordinario, y la de colación mediante el procedimiento especial previsto en el artículo 778 y siguientes del Código de Procedimiento Civil; negó y contradijo que la operación contenida en el documento cuya simulación se demanda sea una liberalidad, ya que la misma fue una venta legítima y su causa fue lícita, cuyo precio según su dicho,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS